Skip links
podemos echar a los okupas

¿Podemos echar okupas por las malas?

El asunto de los okupas ha sido una problemática que se ha venido extendiendo en toda España y recientemente no ha visto muchas mejorías gracias a los procedimientos legales que enmarcan la okupación ilegal de una propiedad. Esta situación tan delicada y molesta lleva a muchos propietarios a pensar lo siguiente, ¿cómo echar okupas por las malas? o bien, ¿podemos echar a un okupa ilegalmente?, ¿Se puede hacer? A continuación te daremos las respuestas a estas interrogantes y más.   

Cómo echar okupas por las malas

Si te estabas preguntando, ¿cómo echar okupas por las malas?, debemos entender que no podemos echar okupas a la fuerza, ya que eso solo nos traería aún más problemas. Debemos ser más astutos y tratar de pensar con la cabeza fría. Si intentas sacar a los okupas de la propiedad por las malas, no ponerte en contacto con los cuerpos policiales a tiempo o retirar los suministros no obligará a que se vayan. 

Debemos recordar que el Código Penal sanciona cualquier tipo de acción que ponga en peligro la integridad de las personas, así estos sean okupas que irrumpen en un inmueble que no es suyo. Entonces el querer echar a los okupas a la fuerza podría tener la consecuencia de enfrentar una multa o incluso unos años de prisión, según lo dictamine un juez.  

Echar okupas a la fuerza: entender el contexto primero es clave

Antes de planificar cómo echar okupas por las malas, nos parece necesario entender su modus operandi para poder ver con mejor claridad la mejor manera de actuar ante una okupación. Son bastante rápidos y son muy conscientes de lo que hacen. Generalmente, vigilan una determinada propiedad por unos días; al estar seguros de que nadie la habita, entran en el instante más propicio y proceden a colocar una cerradura diferente. 

Después, limpian la vivienda, la preparan y se empadronan de manera que puedan aparentar una estadía de más de 48 horas en caso de que llegue la policía. Esta podría no echar a los okupas a la fuerza si se encuentra con una mujer embarazada o menores de edad, lo cual nos deja entrever lo complicado de esta situación y lo difícil que sería “hacer justicia” a las malas. 

Echando a los okupas por las malas: qué no hacer

En esta problemática sobre cómo echar okupas por las malas, ya sabemos que no debemos hacerlo. Ahora bien, ¿qué tipo de cosas no debemos hacer, exactamente? Ante todo, debemos evitar hacer un cambio de cerradura de la propiedad una vez que los okupas ya se han acomodado ahí. 

Si estás pensando que así los okupas no volverán a ingresar en el inmueble si llegasen a salir por alguna necesidad, te equivocas, ya que la ley dictamina que estos tienen derecho a disfrutar de la propiedad si han estado en ella por más de 48 horas. Por lo tanto, una acción de este tipo puede ser denunciada por los okupas, lo cual podría desencadenar en un proceso legal en tu contra, irónicamente. 

En segundo lugar, entrar en la casa o piso con tus llaves (en caso de que aún no hayan cambiado la cerradura) para echar okupas a la fuerza no es una buena idea. Puedes conversar con ellos y tratar de llegar a un acuerdo, pero si esto no es posible antes de que pasen las 48 horas, los okupas tienen el derecho de denunciarte por allanamiento, por extraño que pueda parecer. 

Sabemos que esta circunstancia es muy incómoda y complicada de llevar con tranquilidad, por lo que algunos propietarios de las viviendas les gritan a los okupas y los amenazan debido a la gran frustración que sienten. Esta es una de las peores cosas que podemos hacer en cómo echar okupas por las malas, ya que sin importar que se trate de nuestra casa, maltratar a los okupas es sancionado por la ley. 

En tercer lugar, quizás pienses que retirar el agua y demás servicios de la vivienda hará que los okupas se sientan incómodos y abandonen tu piso. Pues la realidad, lamentablemente, es otra. A pesar de que seas el dueño de la propiedad, retirar los suministros es visto desde el punto de vista legal como violencia para echar okupas a la fuerza. Esto quiere decir que los okupas pueden levantar una denuncia contra ti, amparándose con el Código Penal. 

Uno de los errores más frecuentes al tratar de echar okupas a la fuerza

Si lo que tenemos en mente es cómo echar okupas por las malas, podemos incurrir en un grave error que complicaría mucho las cosas: no hablar con los cuerpos policiales a tiempo. Es por ello por lo que en lo que sepas que tu vivienda ha sido okupada, debes llamarlos inmediatamente. La instalación de una alarma anti okupas podría ayudarte en esto. 

Lo anterior nos evitaría tener que echar okupas a la fuerza. Lo importante es ponernos en contacto con ellos antes de que transcurran 48 horas de la okupación, pues previo a ese lapso de tiempo, los desalojan, en la mayoría de los casos. Si no se pudo llamar a la policía antes de estas 48 horas, no podemos actuar por las malas. 

En este caso, la policía ya no puede intervenir sin una orden judicial, ya que los lineamientos legales consideran a los okupas como los nuevos inquilinos, una vez pasado este periodo. Entonces hay que recurrir a la vía judicial; esta suele ser tortuosa, pues pasan meses o años para conseguir una solución… o puedes contar con nuestros servicios. 

Serviokupas: expertos en encontrar soluciones pacíficas y rápidas 

En Serviokupas, no apoyamos echar okupas por las malas, ya que somos conscientes de lo que dictan las leyes en esta materia y creemos en los acuerdos para defender los derechos de todos, sobre todo de los propietarios de los pisos u hogares okupados. 

Por lo tanto, contamos con un equipo de profesionales con amplia experiencia en los que puedes confiar para desalojar a los okupas de tu vivienda con la mayor tranquilidad y eficacia posible.

Déjanos un comentario

15 − 3 =